05 diciembre 2006

THE MAGIC NUMBERS - PETER BJORN & JOHN - GoodBooks (22-11-06) Joy Eslava - Madrid

Nos plantamos en la última semana de Wintercase con triple actuación, como en temporadas anteriores, aunque... con en las mismas limitaciones horarias por lo que la tempranera actuación de GoodBooks, apenas apreciada más que por los irreductibles que ocupan pronto las primeras filas. El resto, si hay suerte, aun llega a los últimos guitarreros de estos jóvenes británicos (nueva apuesta en el festival por los recientísimos valores) de pop fresco y guitarrero con buena actitud aunque poca originalidad, pero que habrá que seguir. El plato fuerte era una de las bandas que, tanto por crítica, como por público más unanimidad presenta, Magic Numbers. No decepcionaron, y en directo superan la vitalidad de sus grabaciones, aportando infinidad de sonoridades y matices no esperados y a veces sorprendentes.

Comenzaron directamente con las dos canciones que abren de su último disco "Those the brokes", que eran ya reconocidas por el público "This is a song" y "You never had it" y algo despúes, el primer momento desbordante "Take a change". Pero su actuación se centro en su exitoso estreno homónimo. Fueron apareciendo "Long legs", "The mule", "Love me like you" antes del bis que abrirían con "Mornings eleven". Entre ellas fueron apareciendo algunas de las canciones que se esconden al final de l disco y al que quizás no se les haya prestado la atención debida, pero es donde esta banda realmente demuestra que no está sólo para mostrar "singles resultones". Canciones como "Love's a game", "I see you, you see me" o en el bis también "Wheels on fire" demuestran la capacidad de adaptación de este cuarteto atípico, dos parejas de hermanos de imagen poco habitual sobre un escenario.

Aunque los son, irradiaron simpatía nada más aparecer, consiguieron que la atención se centrará en su música y no en la imagen de grupo divertido. Sonaron a soleados 60, bailables 70' tanto en versión glamour de lentejuelas como negroide y bailable, Desde una base pop- folk consiguen llegar hasta ¡ parajes psicodélicos y ruidistas ! A todo ello contribuyeron unos excelentes coros y melodías de voz, además de unos arreglos no excesivos (bonita melódica) por parte de Angela Gannon y un bajo y batería muy marcado. Cuando hubo que endurecer se hizo sobre todo en estas ocasiones con un bajo que hace de segunda guitarra y es que Michelle Stodart no paró de marcar el ritmo cuando no tenía que hacerlo con el instrumento: constantes movimientos de cabeza-melena, patadas al suelo, manos, puños y cadera al aire... Guitarras versátiles a cargo de Romeo Stodart y batería chispeante pero sólida de Sean Gannon.

Tras volver a escena ¡ algo raro por el encorsetado horario de la sala ! se despidieron con un despiadado viaje por el ruido y la distorsión. Existe el lado oculto que no todo iban a ser alegrías. Aclamación y concierto por todo lo alto de lo mejor del festival.


Antes estuvieron Meter Bjorn & John con la difícil misión de convencer de que hay vida después de su éxito "Young folks" la pegadiza canción del silbido. El trío sueco, aunque buscando la complicidad del público se mostró algo fría, no por su actitud abierta y agradecida sino por no conseguir llenar de sonido el la sala por un exceso de lo-hi, guitarra, bajo y batería básicas y a veces mimnimalistas, aunque tuvieron momentos también para el vitalismo retro "beatleliano" más cálidos. Fueron de menos a más y al pareer, no sólo hay silbidos en su propuesta

Etiquetas: ,