15 febrero 2013

THE JON SPENCER BLUES EXPLOSION + Tokio Sex Destruction (8-2-13) Sala But - Madrid


Tras ocho años sin publicar nuevo material, pero no por ello sin dejar de visitarnos más o menos habitualmente, se presentaron esta vez con nuevas... y apabullante canciones. Las de su reciente último disco "Meat + Bone" que fueron los protagonistas de la actuación, pues aunque intercalaron clásicos de su ya dilatada carrera, no se centraron en exceso en ir tirando de lista de éxitos particulares.

Pero poco importó el repertorio, pues las canciones realmente se subordinaron a un sonido y una actitud cruda y salvaje. No pararon desde el inicio, enlazando canciones y canciones de no más de tres minutos, apareciendo así el sudor enseguida en sus rostros. Cuando pararon fue para arengar al personal (algo frío al inicio quizás impresionado por lo que se le estaba viniendo encima), metiéndose Jon Spencer en su papel de agitador convencido de conciencias rockeras.

Las guitarras del propio Jon junto a la de Judah Bauer formaban capas de sonido rabioso viciado de blues-rock, garaje-rock y psicodelía bastarda con Jon, más que cantando, rapenado de forma sucia en los momentos de máxima crudeza punkarra. En la batería Rusell Simins sonó contundente y seco. Con el basta, no utilizan bajo, para controlar el desfase guitarrero del trío. Crudeza alimentada por un escenario donde el negro se imponía en la oscuridad, pues la iluminación era escasísima.

Entre tanto... Jon se acercaba al teclado y theremin a recrearse en el delirio sónico, aunque bastante menos que en otras ocasiones, dejándonos algo huérfanos de los sonidos más funkys y negroides con los que también acostumbran a dejarnos noqueados... en esta ocasión fueron directos a la carne y al hueso.

Tras algo más de una hora de concierto, se despidieron brevemente para, de nuevo y  sin a penas descanso volver a salir con un par de tandas de bises sin tregua en las que Jon no paró de seguir agitándonos con su discurso y de decir lo tanto que nos quería. Nos pasaron por encima como una auténtica apisonadora.

Abrieron a una hora indecentemente temprana los veteranos catalanes Tokio Sex Destruction, que tras algo más de un año en barbecho han vuelto con renovadas energías y nuevo disco en breve "Pegasus" ... y es que su propuesta de garaje acelerado y febril fue bien acogido y calentaron el ambiente a pesar de estar la sala todavía escasa de gente. Aun así tampoco tenían que demostrar mucho pues estos son de los que nunca fallan.

Etiquetas: