23 febrero 2013

LAGARTIJA NCK - HIPNOSIS (Romilar-D - Chesapik)

"Hipnosis" el estreno discográfico de Lagartija Nick, que originariamente apareciera sólo en formato vinilo (en 1991 eran aún pocas las bandas que editaban en el novedoso formato disco compacto) se reedita de nuevo. Los de Granada ya habían hecho lo propio con los tres discos que sucedieron a este: "Inercia", "Su" y "Val del Omar" por lo que esta reedición se hacía necesaria... no sólo por lo meramente musical, sino sobre todo por el contexto en que apareció.

Los últimos años de la Movida ochentera supusieron el fin de la mayor parte de las bandas, las que poco habían tenido que decir desaparecieron y las más sólidas decayeron en lo artístico tras abrazar el maná comercial de los noventa (dinero de las "multis" en discos y de los ayuntamientos en conciertos acomodaron a "casi" todas las bandas). Surgen en esos años algunas bandas que van a empezar de nuevo. Desde Madrid y las periferias menos esperadas aparecen Los Enemigos, Sex Museum, Surfin' Bichos... 091 (dónde Antonio Arias tocaba el bajo) y Lagartija Nick en Granada. Se hacen hueco con entusiasmo máximo y extrema dificultad pues aún no había estallado el "grunge" ni el "indie" local. "Hipnosis" fue uno de esas chispas que encendieron de nuevo el motor del atascado rock del país... curiosamente utilizando referencias similares a las de la generación anterior: "protopunk" vía The Stooges, "postpunk" vía Bauhaus, más psicodelia setentera y el novedoso "noiserock" vía Sonic Youth. La diferencia con sus hermanos no tan mayores, será en este caso la actitud de una banda dispuesta a dinamitar el rock del país.

Hablar de la vigencia actual de estás canciones, aún sonando a tópico, es de recibo. Base rítmica potente y oscura, machacona en muchas ocasiones a cargo de Eric Jiménez (antes de Los Planetas) en la batería y Antonio Arias en un bajo tocado como si fuera una guitarra más, guitarras ultra aceleradas, ruidosas y enmarañadas en ocasiones de la mano de Juan Codorniú y M.A.R. Pareja. Escuchando de nuevo el disco no paran de venirte a la cabeza riffs de bandas actuales de este país. Aunque lo inimitable son esas letras explícitas entre futuristas y costumbristas dentro de un aire de cultura pop capitalista occidental... la "American way of life" globalizadora. "No puedes ver", "Tan raro, tan extraño, tan difícil",  "Napalm", "Disneyworld" o la que da título al disco... arrasan como torbellinos de nos más de tres minutos y medio.

Esta reedición recoge además la discografía previa dispersa en singles y eps los clásicos "Gansterville" y "Policía detrás" junto a las versiones que completaban los mismo remezcladas para la ocasión "No man's land" de Syd Barret y "I had too much to dream" de The Electric Prunes. Cierran los 65 minutos del disco, tres canciones inéditas y otra versión nunca antes grabada "Leave em kitten alone" un rithm & blues de Little Willie John grabado a finales de los 50' y popularizado por The Beatles.

Como toda buena revisión de material antiguo, el libreto que acompaña al mismo nos presenta un curioso muestrario de fotos del  momento y unos textos aclaratorios por parte de los personajes implicados en este proyecto. Antonio Arias, como miembro de Lagartija Nick hace un pormenorizado relato de lo que era la banda en aquel momento, lo mismo hacen Fino Oyonarte (Los Enemigos y Clovis) comentando su tarea de producción y Juan Hermida (Romilar-D y Zero Records) con su labor de edición del disco. Cada uno desde su faceta correspondiente realiza un valioso y necesario testimonio del momento.      

Buen trabajo el realizado para acercarnos de nuevo a "Hipnosis", recordar los sonidos de la banda en sus inicios... y seguir a la vez en tu propio tiempo. Imprescindible para conocer la evolución del rock en nuestro país.

Etiquetas: