26 octubre 2012

STAY - The Fourth Dimension (Subterfuge Records)

Cuarto disco de la banda catalana que ya desde el título del mismo hace clara referencia a parte de sus influencias. Fifth Dimension era el título del tercer disco de los Byrds, el más psicodélico... y así como los californianos buscaban el equilibrio perfecto entre las melodías pop británicas encarnadas en los Beatles y las escénicas folk norteamericanas representadas en Bob Dylan, los de Barcelona buscan algo parecido a tres bandas entre la psicodélica, el pop de la costa oeste sesentera  y la evolución de ambos en el pop psicodélico vía Manchester.

Ardua tares y resultados satisfactorios... sobresalientes en parte, como en la excelente "Everything" una melodía atemporal irresistible en la que la acústica y los teclados como protagonistas secundarios de la voz, consiguen emocionar y que destaca a la primera escucha. Canción dedicada explícitamente a dos de los "outsiders" del folk norteamericano Graham Parson y Townes Van Zandt (fundamentales, sobre todo el segundo por menos reconocido). Antes de llegar a ella el disco se abre con "The change is coming" que con su desbordante aire britpop, sorprende con un giro psicodélico intermedio para, dar una inesperada vuelta de tuerca final que nos lleva por loas cadencias melódicas menos previsibles protagonizadas por los Kinks, otro punto fuerte reforzado por una letra comprometida con la actualidad social actual y sus movimientos de protesta.

En "You got me going" parecen empaparse del ambiente opresivo del tiempo londinense, que es donde han garbado el disco en tomas prácticamente directas, pero parecen aprovechar los mínimos destellos de sol en la precisamente titulada "In the rain" o en "Gone with the sun" donde estallan el espíritu brit de los Ocean Colour Scene en la primera, y los medios tiempos más pop de los Teenage Fanclub en la segunda.

No olvidan su vena norteamericana, esa que han explotado más en sus anteriores discos. "All I know es puro Byrds y en "Time machine", la melodía recuerda a bandas que tratan de congeniar el citado sonido folk con la melodía pop a lo Jayhawks en sus momentos más inspirados.

Al final del disco se sueltan con sonoridades nuevas, como en "Take away" donde se los ritmos son más marcados de inicio llegando al síncope después, unido a unos teclados muy saturados y a diferentes tratamientos de voz la hacen una canción cercana al funk rompepistas. En la última canción "I don't see yourself" la psicodelia rompe con lo anterior, se hace evasiva y de tonos experimentales como desequilibrante epílogo.

Han divido el disco en la contraportada en dos caras con cinco canciones cada una, como si fuera un vinilo y han medido el tiempo como tal... eso pero sobre todo las diferentes melodías hacen de este un disco para disfrutar en cualquier momentos, que igual se podía haber editado hace diez años... o dentro de veinte... esperemos.

Etiquetas: