25 marzo 2012

DEER TICK (23-3-12) Arena - Madrid

Todavía con el recuerdo de su salvaje actuación del pasado año en la Moby Dick, volvieron los de Providence para presentar su nuevo disco "Divine providence", un disco más rockero y desatado que su predecesor "The black dirt sessions" por lo que se intuía auténtica fiesta... como ha si reflejaban las sonrisas en las caras de las personas que estuvieron en el concierto del pasado año y se esperaban para otra orgía alcohólica.

El cambio de sala a última hora no les benefició, pues aunque sonaron bien todos los instrumentos (también el siempre difícil teclado), el sonido general se diluía rebotando por las alturas de la sala, sobre todo la batería que perdía nitidez y fuerza. Así sonaron "Bump" la festiva y machacona, a la vez que pegadiza canción que abre su último trabajo, para continuar con algunas canciones de sus primeros discos como "Easy" y "Baltimore bles nº 1", canciones de sus primeros discos en los que la rasposa pero cálida voz de John McCauley le va perfecta a estas melodías de potente country-rock. 

Volvieron a centrarse en las nuevas canciones con la stoniana "Main street", "Chevy express" que sonó solemne y la power popera "Walking on the door", "Clownin' around", "Funny word", "I knowis your turn"... incluyendo entre medias algunas de las canciones con las que transitaron por  la senda de la emoción íntima como "Ashamed", que abre su primer disco "War elephant" en el año 2008 o "Jesus Christ", que cierra su anterior y excelente disco, del que desgraciadamente solo se acordaron de esta canción. Fueron estos los momentos en los que la voz de McCauley ganaba enteros.

Y poco más, pues no llegaron ni a los 70 minutos de actuación incluido un brevísimo bis en el que se reservaron "Lets go to the bar" donde por fin se desató la algarabía en parte de un público deseoso de emociones fuerte y que hasta entonces había estado a la expectativa, ¡ pogo peligroso en las primeras filas ! y aclamación para que tocaran "Menge... pero no hubo más

Entre la brevedad, el sonido y el escaso desbarre a que acostumbran sus componentes (se comentaba que la habían liado bien gorda en la actuación del día anterior en Valencia y les pudo haber pasado factura el exceso etílico), la actuación no satisfizo a los que les habían visto, aunque si convenció a los neófitos de su directo y es que las canciones si que estuvieron a la altura, eso sin duda.

Etiquetas: