23 marzo 2012

DAMIEN JURADO (19-3-12) Teatro Lara - Madrid

Se presentó el de Seattle como en el salón de su casa, desaliñado, con los pantalones sucios y jugando con el móvil tras descalzarse dejando ver sus calcetines blancos. Así es como le gustaba actuar nos contó para explicar a continuación como iba a ser la actuación. Dos canciones previas el solo con la acústica (fueron "Rachel & Cali" y "Sheet" canciones de discos anteriores) y luego seguido, en el mismo orden y en su totalidad, ya con la banda, su último y reciente disco "Maraqopa". No reparó en dar explicaciones del porque de las cosas, mostrando su cara más brutalmente jovial en esos largos espacios explicativos donde no faltaron momentos en los que reía a carcajada limpia.

Así pues ya con la banda sonó "Nothing is the new" una excelente canción que comienza con ecos del Nick Drake más melódico que evoluciona en punteos de psicodelia pop con final desenfrenado que recordó incluso a ¡ Santana ! En "Life away fron the garden" cambió los coros infantiles del disco por las adultas de los miembros de la banda, sonando en directo más sobria y menos edulcorada. "Maraqopa" sonó puro "Harvest" de Neil Young. "The times next year" y  "Reel to reel" fueron puro jugueteo de teclados y goteo de percusiones con los que favorecer ambientes fronterizos con ambientes futuristas en las segunda de ellas. En "Working titles" cambiaron de nuevo los coros en este caso los femeninos del disco por los masculinos del directo, creando un emocionantísimo medio tiempo con la platea y palcos embelesados como también ocurrió en "Museum of fight" y "Mountains step asleep".

Fueron estos los mejores momentos de la actuación con un público en sepulcral silencio, abrumado por la inocente trascendencia que transmitían las canciones. También colaboró a ello la banda, cada uno brillando con su instrumento en el momento oportuno. Acabado el disco, se retira el personal para aparecer Damien de nuevo solo con su guitarra y sentarse en las escaleras de acceso al patio de butacas, bromear con las primeras filas y recorrer el pasillo en busca de alguna dama a la que poder dedicar una canción. Con la cercanía pudimos apreciar la foto de Phil Lynott que llevaba pegada en su guitarra.

Se extendió en esos momentos con largos minutos de diálogos y bromas que no parecían tener fin: por sus pies descalzos, por su propia imagen ante el cartel iluminado con neón situado en un flanco del teatro, haciendo amagos de tocar la solicitada "Ohio"... un derroche de simpatía que se extendió en demasía, pues aunque se mostró natural y alejado de la imagen de tipo serio que tiene, llegó un momento que el monólogo sustituyó a la actuación y realmente estaba brillando con sus canciones.

Pero volvió la banda para hacer sonar una canción inédita de extenso minutaje con las que las cosas volvieron a su sitió, especialmente certeros con los instrumentos, sobre todo las guitarras cuyos punteos estuvieron durante toda la actuación al servicio de las melodías pero en esta canción destacaron buscando merecido protagonismo. Le costó a Damien dejar el escenario y es que parece que si su compañero no le recoge los zapatos allí estaban como excusas para volver y... no cantar nada más sino quedarse allí contándonos sus historias y ocurrencias con todos en el teatro en vez de con unos pocos en el bar. Personaje a descubrir al margen de su imagen.

Etiquetas:

2 Comments:

At 08:29, Anonymous Anónimo said...

El de la foto de su guitarra es Richard Swift músico y productor de sus dos últimos discos. saludos!!!

 
At 10:16, Blogger El Confiscador de Sonajeros said...

Pues en esa foto al menos tiene bastante pareceida con el cantante irlandés, aunque ciertamente yo no veía ninugna relación entre ambos.
Gracias por la aclaración

 

Publicar un comentario

<< Home