04 marzo 2011

ATOM RHUMBA + Greasin & Grizzly (26-2-11) El Sol - Madrid

Se presentaron en el mismo lugar donde hicieron un alto en el camino hace tres años, Desde aquella última actuación desgraciadamente nadie a ocupado el hueco que dejo su sonido, por lo que se ha echado de menos a los de Barakaldo. A pesar de eso El Sol no se llenó, aunque los que estuvieron se entregaron e interactuaron ¡ como nunca se había visto ! incluido ingeniosos personajes como el batería de "Los Chicos" improvisando discurso para que los rhumberon salieran a hacer el correspondiente bis.

Comenzaron directos con el disco a presentar "Gargantuan Melee"con "Dema Go Go" y "Cinic Skin", donde las habituales maracas comenzaron a sonar, pero la actuación no siguió los derroteros a los que nos tenían acostumbrados, estos es, arreglos de teclado, saxo, y percusión rebosantes haciendo brillar las ruidosas guitarras. Dichos instrumentos brillaron esta vez pero por su ausencia y las canciones reflejaron, con más potencia si cabe, lo que son en disco en cuanto al sonido: crudo, directo, sin rodeos... arrasador.

En lo que parece ser la tercera etapa del grupo, teniendo en cuenta los cambios de formación, se intuye la línea a seguir, al menos en directo. Se gana en potencia, Josba Irazoki como nuevo guitarrista, encaraba los riffs con dureza extrema y con poca floritura (recuerdo haber vito todas las presentaciones de disco nuevo más algunas actuaciones más en 15 años y este ha sido el concierto en el que han sondo más más "heavy"), pero se pierden muchos de los matices que caracterizaban a la banda con los arreglos citados. Las canciones se nos muestran apabullantes... pero no rebosantes.

Lo que no cambia es la utilización de la voz por parte de Rober, con esos falsetes y sonidos cacofónicos ni tampoco el sonido de unas guitarras saturadas que lo mismo se pasean por terrenos del blues pantanoso, el funky bailable, rockabilly añejo... y es que como compositor y guitarrista Rober va sobradísimo.

Siguiendo esta línea, sonaron precisamente las canciones más guitarreras y menos largas de su anterior disco, el trabajadísimo "Amateur Universe", fueron apareciendo como dinamita "Home made prozak", "Overproof" o "Body Clok" pero se hecho en falta "Stand up" o "Hidden Revelations" canciones menos evidentes en las que demuestran vias y matices que también dominan en directo.

Rober cedió protagonismo, se le nota más centrado y con menos desparrame, y fue Iñigo, que ahora se dedica exclusivamente al bajo (antes a las tecas, maracas y lo que encontrara para hacer percusión), el que divertía al resepetable con sus comentarios entre canciones y en cuanto a las guitarras parecía también más presente Joseba a la hora de enganchar con las primeras filas. En la batería, Nacho contundente como siempre haciendo con los ritmos lo que la canción requiera, , el ala de la rhumba.

No faltaron algunas de la canciones emblemáticas convertidas ya en clásicos como "Skimo bones", Funky Town" o Gimmie Chaos" sonando según la dinámica comentada, de una forma mucho más potente y descarnada. En definitiva, unos echaron de menos actuaciones pasadas y otros abrazaron el frenesí de la actual propuesta, aun cuando todos disfrutaron con esta banda única en nuestro país.

Abrieron antes Greasin & Grizzly un dúo de guitarra batería a lo "White Stripe" castizos, con Antonio, guitarrista de "Los Chicos" al frente con una bonita guitarra cuadrada a lo Bo Diddley, con la que arrasó a base de garaje-punk primitivo y salvaje.

Intercalaron canciones en castellano e inglés destacando al final "El tren de la costa" versión original de 1951 en forma de blues de Tiny Bradshaw, que popularizara en forma de rock cinco años más tarde Johnny Burnette and the Rock and Roll Trio. Aquí la conocemos, y así la tocaron, por las adaptaciones que hicieron Los Sirex en los 60' y Los Enemigos en los 80' . Remataron con un auténtico hit particular "Quiero ser negro".

Etiquetas: