26 marzo 2011

EL COLUMPIO ASESINO - Diamantes (Mushroom Pillow)

Nuevo disco, el cuarto ya de esta banda liderada por los hermanos Arizaleta, en el que sin perder el sonido que los ha caracterizado (rock de tintes oscuros aderezados con una mezcla de electrónica y sintetizadores), nos muestran una visión matizada de sus sonido, directa y accesible dejando atrás parajes en exceso laberínticos.

Continuar por la senda de su anterior disco "La Gallina" suponía acabar en un punto de difícil retorno, aunque de éxito coyuntural. Así, en en este "Diamantes" las cosas cambian, prevalecen las canciones sobre el sonido y la electrónica se pone al servicio de la melodía y de las guitarras. Consiguen que durante todo el disco planee un aire de elegancia en las melodías que se contrapone con ritmos muy marcados de batería. Consiguen crear así tensiones que crecen buscando un final no siempre previsible, aunque el estallido sónico predomine.

Se inicia el disco con el listón muy alto, "Perlas" una auténtica canción de redención, con un tratamiento de ritmos sobresaliente (sobre todo el bajo), en el que los arreglos electrónicos rompen punzantes como relámpagos, pero sin conseguir que estalle la tormenta. La tensión está medida hasta la perfección.

"Toro" sigue en la misma y acertada línea rítmica de bajo y batería más arreglos electrónicos, pero aquí se desboca con un estribillo que, acertádamente entra tarde manteniendo así esa pulsión constante. Más efectista que la anterior y ayudado por una letra que juega al doble sentido e inmersa en un costumbrismo morboso urbano-nocturno (fiesta-drogas-sexo) asegura su presencia en como canción generacional en los clubs de moda. También ayuda el diálogo a dos entre Álbaro y Cristina Martínez (mucho más presente esta ultima al o largo del disco).

"Diamantes", "Dime que nunca lo has pensado" y "Corazón anguloso" se muestran un tanto más evasivas y misteriosas. La tensión rítmica sigue, pero cede espacio a las progresiones de guitarra y melodías de voz. Comienzan reflexivas pero se van desperezando para llegar a diferentes puertos: el limbo del cenit las primeras y el caos de distorsión la segunda.

"On the floor" de sus coetaneos We are Standard y "Cine de cristal" de John Cale, son dos muy buenas adaptaciones al castellano. La primera, con la voz de Álbaro protagonista manda el delirio de aullidos y alaridos electro-punk, y aunque se desboca con respecto al resto de canciones, viene perfecta en la mitad del disco para dejarse llevar por tres minutos de instinto salvaje. La segunda es el polo opuesto, es aquí la voz de Cristina la protagonista, acompañada por teclados y guitarras acústicas que crean parajes evocadores al servicio de una voz... en este caso dulce.

El final del disco es en el que la calma se impone a la tensión, la introspección vence a la causa explícita con la voz de Cristina de nuevo en "MGMT" y la instrumental que cierra el disco "MDMDA" donde la electrónica firma un epílogo perfecto. Después de sonar puntualmente en cada canción, aquí es protagonista, aunque lo hace ya como resaca a la tensión... suave, limpia, fría frente a la abrasión anterior.

El Columpio Asesino da un fuerte paso adelante, con un disco más reflexivo, corto de canciones y minutos, con la canción y melodías como protagonista, pero sin perder su carácter ni sonido. Un gran acierto.

Etiquetas: