05 agosto 2013

LOW COST (28-7-13) Benidorm - L.A. - LISA & THE LIPS - TOY - STANDSTILL - GRISES


Si el día anterior no salimos del escenario principal, el último día hicimos lo contrario, no pisarlo. El motivo: Glasvegas tocaron demasiado pronto para ser un cabeza de cartel y además hubo interesantes sorpresas en el segundo escenario. L.A. ofreció un concierto de guitarras luminosas, perfecto para comenzar una noche aun con la resaca de la descarga electro rock de la madrugada anterior. Con Luis Alberto Segura al frente ofrecieron buenos momentos de intimidad pop, junto a buenos riffs de rock americanos de los 90' aliñado con toques grunges, en voces y guitarras. Una actuación muy agradable y bien recibida.

El recinto estaba vacío cuando apareció la impresionante figura de Lisa Kekaula al frente de Lisa & Lips nuevo proyecto al margen de Bellrays. Acompañada a la guitarra por el omnipresente Bob Vennum ofreció una actuación rebosante de de sonidos añejos entre el soul más íntimo y el más frenético a base de instrumentos de viento. Su chorretón de voz debió sonar hasta el último resquicio del lugar pues según avanzaba su actuación más gene llegaba, hasta casi llenarlo a pesar de la competencia que suponía Love of Lesbian en el escnerio principal.

Lo mismo ocurrió con los londinenses Toy que fueron poblando el recinto a base de ruido psicodélico y progresivo de atmósferas densas junto a ritmos minimalistas duros. Se convirtieron en la sorpresa del festival haciendo que todo el caos ruidístico ofrecido sonara a la perfección, quizá la batería intencionadamente o no, se alzaba en exceso sobre los demás instrumentos ya saturados de por si. Canciones largas que hipnotizan y una imagen setentera acorde que ayudó a que nos atraparon.

Una de las bandas más esperadas era Standstill con su nuevo espectáculo Cénit, que también tuvo que competir con Fangoria en el escenario principal. Entre un espectáculo visual impactante aunque sencillo de humo y láser y una instrumentación abundante, dos baterías, teclados, percusiones múltiples y escasas guitarras, hicieron vibrar cuando se pusieron en plan progresivo y ruidista más que en las canciones más lentas y monótonas de su último disco que no engancharon como clásicos del calibre de "Adelante Bonaparte" o "Por que me llamas a estas horas"

Para finalizar Grises que se está convirtiendo en el grupo "indie" español del verano, ofreció a altas horas una buena dosis de rock electrónico basado en teclados (hasta tres a la vez en algún momento) que lo mismo estallaban en ruido junto a la guitarra eléctrica que te mecían en atmósferas envolventes. Mucha energía de tintes oscuros y épicos y con algún himno para bailar sin control.


Etiquetas: