04 agosto 2013

LOW COST (27-7-13) Benidorm - BELLE & SEBASTIAN - PORTISHEAD - CRYSTAL CASTLES



Gran actuación de Belle & Sebastian en el escenario principal. Los de Glasgow, con desparpajo naturalidad y un buen puñado de buenas canciones ofrecieron una de las mejores actuaciones del festival. Stuart Murdoch se mueve y maneja el escenario como nadie y entre cercano y divertido encandiló al público que llenaba el recinto... y eso que la cosa no empezó bien. Tras comenzar con "Judy is a dick slap" un instrumental muy acorde para abrir concierto, continuaron con dos clásicos de su repertorio "I'm a cucko" y "Another sunny day" sonaron sin fuerzas con poco volumen y un tanto anodinas, una pena disipada por suerte en las siguientes canciones en las que todo cambio y el recinto se lleno de energía y brillantez.

Buen repertorio escogido de entre su extensa carrera, aunque centrándose algo más en su excepcional The life pursuit (2005): pero sin olvidarse del más reciente "Write about love" del que sonaron ya como clásicos "I want the world to stop" y "I didn't see it coming". No faltaron ¡ como no ! perlas de su etapa Jepster ya fuera de sus Lps "Seeing other people" o "The boy with the arab strap" que llenaron de emocionante delicadeza el recinto o "Dog on wheels", y la chispeante "Legal man" que junto con "We are the sleepyheads" hicieron saltar a todos los allí presentes.

Excelente interpretación en escena, donde legaron a aparecer hasta doce músicos entre instrumentos de cuerda y vientos, teclados, percusiones múltiples.... todos ellos tuvieron además sus momentos de lucimiento, también la guitarra de Stevie Jackson (siempre al servicio de la banda) tuvo su momento... y como no Stuart Murdock como maestro de ceremonia principal, dejándose llevar con sus bailes por el escenario y dejándose querer por un público que, lo mismo le pinta los labios que le besa cuando les hace subir al escenario en el habitual show de los fans en el escenario. Eso si atrás quedaron los deslucidos karaokes de los invitados, ya sólo es baile y es que aunque parezca todo improvisado hay mucho trabajo en escena, con todos los músicos sonando perfectos. Divertida y excelente actuación.



En el mismo escenario llega la medianoche y se convierte en magia con la parición de Beth Gibbons, Portishead se convirtieron en los triunfadores del festival. Bien gestionada su carrera, tanto en número de discos, como en actuaciones, el momento de su aparición se tornó trascendental. Hipnotizaron al abarrotado recinto con una puesta en escena sobria, oscura, era difícil vislumbrar a los artistas y la vista se iba a la gran pantalla de fondo donde se proyectaban imágenes de diferentes estéticas, abrasivas y duras en contraste con la voz de Gibbons, siempre en el alambre, siempre al borde del precipicio.

Pronto se enciende la llama de la emoción... quebradiza con "Mysterons", sedosa con "Sour tiems" evasiva con "Wandering star"... pero también sacan las uñas y marcan heridas con la opresiva "Threads", los ritmos industriales  de "Machine gun" se te meten en el cuerpo hasta la taquicardia y la repetición de ritmos de Chase de Tear hace lo mismo... pero con tu cerebro. La calma del ambient minimalista vuelve por necesidad con "Over" y las aclamadas "Glory box" y "Roads". Los de Bristol ahondaron sin piedad en las emociones profundas... y oscuras con Beth Gibbons en una especie de exorcismo que pareció superar cuando al final de la acotación se la veía emocionadísima abrazándose con las primeras filas sin parecer querer abandonar el lugar. Inmenso.

Después de la apoteosis, el apocalipsis electrónica que ofreció el dúo canadiense Crystal Castle fue apto sólo para los que buscan el baile a toda costa, que a altas horas de la madrugada no era mala opción, pues el festival aunque variado en general ha tirado por el lado del dance electrónico (actuaron pero no vimos a Svper, Delorean, Mendetz)...Espasmódicos ritmos de batería junto a la imagen de energía desbordante de su cantante Alice Glass, además de un espectáculo de luces y rayos entre los que era complicado ver lo que ocurría en el escenario arrasaron entre los que se quedaron, peor más parecería una actuación para una rave infinita que para un escenario como en el que estaban.


Etiquetas: