30 julio 2008

JONNY KAPLAN & THE LAZY STARS - Seasons (Bittersweet Recordings)

Tercer disco del más clásico de los rockeros norteamericanos actuales conocidos por aquí. Tres años han pasado desde su anterior entrega "Free ride", tiempo en el que ha estado metido de lleno con el disco y gira de su otro proyecto "The Honey Tongue Devils", banda más rockera y sureña. Con "Seasons vuelve a su propuesta personal.

Vuelve con su habitual muestra de sonidos de guitarra en la mejor tradición del country-rock setenteras. No hay nada nuevo pero si una ejecución limpia y cristalina de lo que han sido las influencias del de Philadelphia (ahora afincado en Loa Angles y pronto en España por un tiempo). Influencias nunca negadas, más bien todo lo contrario, que en este disco gira, entre otros, en torno a Dylan y los Rolling.

Comienza el disco con un claro riff stoniano, es el inicio de "Smoking Tar" (Kaplan siempre ha reconocido a Keith Richard como la correa de trasmisión para conocer a Gram Parson), una canción que se desmarca de dicha influencia con una melodía de guitarras y sobre todo de voz, además de unos arreglos de piano que la hacen más soleada que su energético inicio. En "Still Lonely" encontramos la misma influencia aunque con un inicio y unos arreglos que recuerda, en este caso de forma menos evidente a... ¡ Lou Reed !

La influencia del Dylan eléctrico es más clara en canciones como "Golden Years" o, sobre todo "Miracle mile madonna", también en "Seasons" aunque aquí con un aire más fresco, en la onda de las versiones que del de Minesota hacían The Birds.

En "Keep rollin' " las guitarras suenan, sin perder el riff energético, más densas, es el momento en el que a la mente le resulta imposible no acordarse de los clásicos del rock sureño por excelencia Lynyrd Skynyrd. Momentos más íntimos en "Together in the morning" y "Sunflower hair" donde juega a experimentar con guitarra y voz como epílogo al disco.

Es un disco de fácil escucha, Un viaje breve de diez canciones que transita por destacables y sencillas melodías de guitarra, voz y piano, con estribillos entre lo pegadizo y lo emotivo. Luminoso y brillante aun cuando estos adjetivos los podamos aplicar también a melodías más oscuras y progresiva.

Etiquetas: