05 agosto 2008

Summercase 08 (viernes) - LOS PLANETAS - SEX PISTOLS - KINGS OF LEON - THE STRANGLERS - THE BREEDERS (18-7-08) Boadilla del Monte (Madrid)

La dura pugna festivalera situaba a esta nueva edición como una auténtica prueba de fuego. Visto lo visto en la explanada de Boadilla del Monte parece que el festival sale reforzado. Con respecto al pasado año, el recinto ha mejorado: más zonas de descanso, todas las actuaciones importantes en escenarios grandes no en carpas, buen acceso a comida y bebida, puntualidad en las actuaciones, buena iniciativa con el reciclado de vaso de bebida... En cambio: el empedrado en muchas zonas sigue siendo mortal tras varias horas de festival, quejas por la escasa capacidad del vaso reciclable, necesidad de más zonas sombreadas en zonas de descanso...

En cuanto a lo musical, a priori, exceso de bandas de renombre en el pasado pero sin gran aporte actual y otras que repiten demasiado pronto, buen sonido en general aun cuando en ocasiones hubo que adaptarse durante las primeras canciones y excesiva rigidez con los "bises" de algunos artistas.

El viernes, aun con el sol, aparecieron The Breeders, Kim Deal con su peculiar estilo a la guitarra parecía contenta y despreocupada, secundada por su hermana Kelly y una banda que más parecía estar en un ensayo que en una actuación. Lastima los múltiples problemas de sonido, sobre todo con la tercera guitarra y con el violín cuando (momento divertido) Kelly se arrancó a tararear las notas que, tras innumerables intentos, se negaban a sonar de las cuerdas del mismo. Las canciones de su último disco "Mountains battles" sonaron bien pero para entonces la gente, tras escuchar Canonball, cambiaron de escenario en busca de actualidad festivalera con Los Campesinos. Terminaron con “Happines is a warm gun” versión de los Beatles que aparecía en su celebradísima aunque lejano primer disco "Pod". No tenían que demostrar nada y nadie esperaba demasiado, por lo que se convirtió en una grata actuación sin trascendencia.

Buscando un nuevo escenario, se escuchaba de forma estruendosa "You me dancing ! mega hit de Los Campesinos ¡¡¡ la gente estaba como loca !!!

Menos mediáticos pero con un intensidad insuperable, sonaron la gran sorpresa del festival, The Stranglers. Los de Guiford repasaron de forma impecable y con un sonido actualizado sus canciones más reconocidas: "Peaches", "Always the sun", "Golden Brown", "Walk on by", "No more heroes", ... con los que alcanzaron la popularidad en tiempos de "new wave" británica allá por la segunda mitad de los años 70'. No faltó la versión de los Kinks "All day and all of the night" aunque si se echo en falta "96 tears" otra versión, esta vez de Question Mark & The Mysterians que popularizaran en el año 1990. Excelente el sonido del teclado y vigorosas guitarras. Energía y elegancia con lo básico.
Con el contraste entre la última luz de la tarde y las primeras luces artificiales, cambio de nuevo de escenario para ver a Kings of Leon. La familiar banda de Tennesse (formada por hermanos y primo Followill) se mostraron en escena en plan estrella, con pose rockera clásica, creíbles y muy metidos en su papel de grupo de festival en escenario grande. Muy bien en las canciones más rockeras y algo más dispersos cuando mostraron su faceta más trascendente. Presentaron varias de las canciones de su todavía no muy conocido último disco “Because of the time”: "Charmer", "Knocked Up", "Black Thumbnail"

En noche ya cerrada seguimos en el mismo escenario la actuación más esperada del día, Sex Pistols. No se esperaban grandes cosas de su actuación pero lo que ofrecieron fue menos que nada. ¡¡¡ Ni un gramo de emoción !!! Lo peor que se puede decir es que su único disco sigue sonando aun hoy excitante y más vigente que nunca, pero su directo es una farsa para con ellos mismo. Ni aun tirando de imagen siquiera, ni mucho menos por sonido, reflejan nada de lo que hubo. A estas alturas nadie les pide que hagan lo que en el 77 pero…las guitarras sonaron más "rockeras" que "punks", la palabrería, los gestos y las alusiones políticas de
Johnny Rotten entre canciones eran, más que poco creíbles, infantiles y hasta la puesta en escena y pintas rallaban el patetismo. La gente se movió poquísimo, algo más en el primer bis con "God save the queen" y "Anarchy in the UK" pero incluso en el segundo bis ¡¡¡ que nadie pidió !!! tuvieron que reclamar a un publico que mayoritariamente se retiraba en desbandada hacia otros escenarios, para despedirse entre alusiones al toro español y haciendo una especie de bailes patrios carpetovetónicos. Lamentable. Por salvar algo, la batería de Paul Cook (algún recuerdo al sonido punk), y las versiones, más por romper la aburrida interpretación del repertorio "pistols" que por la ejecución de las mismas: No Fun (The Stooges) y una no muy reconocible Roadrunners (Jonathan Richman) mantuvieron la atención. También la primera canción "Pretty Vacant", más bien por la parte del público en espera de un regreso digno que no lo fue.

Brevísima y fugaz paso por otro escenario para ver de refilón el final de Cansei de Ser Sexi, donde de nuevo al público estaba como loco con la parafernalia de globos y colorido inundando el escenario. Desde los "bosex" se escuchaba la actuación de Kaiser Chief, demasiado parecida, lógicamente, a su actuación del pasado año. Dos veces seguidas...

Bien avanzada la madrugada aparecieron Los Planetas. Mal sonido y altas horas unido a las canciones, para empezar, más tranquilas de su último y excelente disco "La leyenda del espacio" hacían presagiar lo peor: "El canto del bute", "Si estaba loco por ti" y "Ya no me asomo a la reja", no sonaron bien, pero si sonó emocionante "Corrientes circulares en el tiempo" momento en el que la actuación comenzó a ir a más, tirando del repertorio clásico: "Canción del fin del mundo", "Segundo premio", "Devuélveme la pasta que me debes", "Un buen día" o "Maniobra de evasión". Mejoró el sonido y se notó a J a gusto y metido en la actuación, cada vez más suelto en la voz y con el muro de guitarras haciéndose perceptible. Para lo último la habitual traca final "Reunión en la cumbre" y "Pesadilla en el parque de atracciones" y J que quería salir a tocar una nueva y que no le dejaron. Lastima. Bien las imágenes que acompañaban a las canciones, muy logradas por momentos.

Etiquetas: