26 abril 2013

OCEAN COLOUR SCENE + STAY (22-4-13) La Riviera - Madrid

El primer día de la semana no parecía ser el más adecuado para acercarse a ver a los de Birmingham.... pero el público respondió, teniendo incluso que cambiarse la sala por otra de mayor aforo ante la buena venta de entradas previas. No se llenó la sala pero el bullicio de gente en el soleado atardecer junto al río predisponía para pasar una noche entre el “revival” y el actual momento de la banda.

Fowler, Cradcok y compañía cumplieron en ambos casos, aunque el respetable no pareció apreciar la actuación hasta bien avanzada la misma cuando llegaron los clásicos (algunos incluso hasta que no llegó el final y la batería de hits coreables). Recrearon con solvencia los tiempos pasados y  además defendieron con oficio las canciones de su último disco "Painting" del que tocaron cinco canciones (muy bien elegidas) como la que da nombre al disco y abrió el concierto y las que fueron apareciendo a lo largo de la noche: "Goodbye all town", "Doddle book", "If good made everyone" canciones en las que incorporan interesantes sonidos folk y estallidos de rock tabernario...  

Tras el inicial "Painting" encadenaron la excepcional "The circle", "So low", "Second hand" y "Weekend (también de su último disco) transmitiendo sosiego e intimidad, sin prisas, sucediendo melodías con elegancia, demostrando tanto con las canciones de antes como con la actuales que siguen haciendo suyas las cadencias melódicas más pop que personalizan su sonido... en medios tiempos y también en los lentos.

Aunque alguien grito ¡ caña que es lunes ! y aun a riesgo de ser adjetivado como triste... he de decir que estaban siendo momento muy emocionantes con gran nivel en la interpretación de las canciones, tanto en voz como en guitarras y teclados. Los momentos que reflejan lo que son ahora OCS, que no tienen que demostrar nada más que lo que muestran, son lo que son ahora y no sólo el "revival" de lo que fueron.

Hacia la mitad de la actuación llegaron "The riverboat song" y "Profit in peace" y se hizo viernes para muchos... para finalizar y en el bis "Travellers tunes", "Hundred mile high city", "It's my shadow" y "The day we caught the train"... donde se hizo sábado para todos... con breve resaca intermedia cuando Fowler apareció sólo con la acústica para interpretar "Robin Hood". Se montó la fiesta, que es lo que se esperaba... pero lo que no se espera ¡ sorprende ! Un perfecto concierto para un lunes aunque en buena parte del mismo no dieran caña.

Como teloneros los barceloneses Stay solventaron con nota la difícil tarea de abrir en esta sala (por lo temprano de la hora de inicio en tarde primaveral con la gente apurando en la entrada). Se centraron en su último disco The Fourth Dimension en claro homenaje a los Byrds y estuvieron a la altura con unas melodías claras y atemporales que iban a la perfección con lo que presenciaríamos más tarde. No hay que perdérselos en conciertos propios.


Etiquetas: