27 abril 2013

NIÑO Y PISTOLA - There's a man with a gun over there (Ernie Records)

Cuarto disco de estos gallegos melómanos que de nuevo nos traen sorpresas. Si en su anterior disco se transmutaron en la ficticia banda Arthur & the Writers, en esta ocasión se desmarcan con un disco conceptual en letras y sonido y estructurado claramente para el formato vinilo. Diez canciones divididas en dos bloques de cinco que se enlazan unas con otras salvo en el supuesto cambio de cara y que es un homenaje totalmente explícito a las bandas clásicas que les influyen.

Cuenta la historia de un trabajador norteamericano en los años 50' que harto de ser explotado pos su jeje decide matarle, pasa diez años en la cárcel y al salir vuelve a su lugar de origen para purgar penas por si mismo. Las cinco primeras canciones ocurren antes del presidio, las cinco siguientes después.

En lo musical no se cortan a la hora de reflejar lo mejor de sus bandas favoritas, utilizando incluso fragmentos de los mismo (o muy parecidos)... ¡ ojo ! ya avisan en el cuidado envoltorio que acompaña al disco. Están homenajeando a Stephen Stills, Neil Young, Robbie Robertson, George Harrison,  Ray Manzarek, Bob Dylan, Joni Mitchell... por citar algunos entre muchos otros.

No hace falta ser un experto en el género para reconocer "The Weith" (The Band) en "And I them the rain started", "Within you without you" (The Beatles) en "Follow the white stone" o "Cortez the killer" (Neil Young) en "We've had enough", se inspiran en ellas con naturalidad y sin ningún complejo... pues partiendo de ellas, las desarrollan aportando sonoridades propias... como en "Deep in the fall" o en "I used to drive a truck dónde consiguen un bonito equilibrio entre la melodía pop de sus queridos Beatles, los ásperos guitarreos de la Creedence y las teclas psicodélicas de los Doors. ¡ Hasta el espíritu de los Zeppelin ! se cuela en "Fifty dollars in my hand"

No es un disco para jugar a ver donde les pillas… ni son originales, ni lo pretenden pero han conseguido recrear los sonidos que les placen a la perfección,… el risego está en eso . Un disco para escuchar del tirón y saborear ahora, dentro de diez años o hace veinte. Un preciso y precioso homenaje a sus maestros... y a ellos mismos.

Etiquetas: