13 mayo 2012

NIÑOS MUTANTES - Náufragos (Ernie Records)

Formaron parte del aluvión "indie" de los 90 ya es su tramo final, sobrevivieron a ello, y después de ocho discos se sitúan como grupo de referencias del pop español sin etiquetas. No ha sido fácil, pero se han mantenido a flote dentro de la vorágine de volátiles modas, estilos, tendencias... que cada vez más fugazmente pasan por nuestros oídos.

La fórmula es sencilla... pero no fácil. Trabajo, constancia y sobre todo convicción ciega en lo que hacen, ni más ni menos que canciones sin adjetivos. En este disco de nuevo se cuelan una buena colección de ellas.

Encontramos guitarras energéticas como "Hundir la flota" o ""Caerán los bancos", dos excitantes himnos pop que desde su primera escucha se suponen indispensables del repertorio en directo. Paradigma ambas del espíritu que emana del disco, pues en las letras se lanzan más que nunca a un lenguaje directo, sin tapujos, lejos de los símbolos y metáforas que tan buen resultado les ha dado en otras canciones y discos. La primera habla de un renacer colectivo ante la dura situación social y la segunda es una auténtica canción protesta de rabio punk. Dos canciones enérgicas y positiva pero tomando partido, con la realidad por delante. Denuncia y enfado que se trasforman en óptimo espíritu de superación. Ese es valor de este disco.

"La puerta", "El miedo", "El infierno"... hablan de romper con todo, de los miedos individuales y colectivos, de las relaciones rotas... en un agridulce medio tiempo marca de la casa el primero, con un aire fronterizo el segundo y aire folk de íntimos arpegios el tercero. Sin salirse del guión se cuelan matices sonoros, ukeleles, percusiones... también en "Náufragos" rock bailable con espacios para arreglos western de aires espacial, y sobre todo en "Querer sin querer" donde arreglos y percusiones crean un curioso ambiente country que junto a la melodía de voz suena marca diferencias con el sonido habitual.

"Volverás" también marca distancias, en este caso con un teclado minimalista que la hace intrigante, reforzado con una galopante de sonido "stoner", marcando la transición al final del disco donde se imponen los sonidos y el ruido En "El pozo (mejor morir de sed que ir a lo fácil nº12)  la melodía pop aun asoma en la primera parte de la canción pero el sonido se va desfigurando hasta enlazarse con la siguiente "Muerte de un ampli" donde los granadinos se desbordan en borbotones de ruido oscuro a lo "El columpio asesino" (habla además de uñas y chucillas de afeitar).

Anécdotas finales al margen, los granadinos salen reforzados tras su exitoso "Las noches de insomnio" (2010) y su gira de 15 aniversario. En lugar de tomarse un descanso se embarcan en un disco de letras marcadas por la desilusión vestida de luminosidad. Un muestrario de tragedias individuales y colectivas exorcizadas en festiva catarsis del resentimiento.

Etiquetas: