28 octubre 2011

QUE PAGUI PUJOL ! - Una crónica punk de la Barcelona de los 80 - Joni D. (La Ciutat Invisible Edicions)

¿ no future ?
Necesaria reedición en castellanos (con nueva portada  más vistosa si cabe que la original de la edición en catalán) de esta historia del punk en Barcelona y ciudades satélites. Más allá de lo estrictamente musical, esta historia es testimonio y denuncia de una época silenciada por los medios de comunicación generalistas al servicio de intereses políticos y económicos. Es una historia alternativa y real que comienza con las primeras radios libres (Radio Pica) a principio de los 80' y finaliza en los 90' con los eventos pre-olímpicos que supusieron el fin de una Barcelona que aun respiraba los aires libertarios liberados tras el fin de la dictadura.

Desde la adolescencia y juventud, Joni Destruye fue testigo de directo, como activista implicado en diferentes movidas sociales y musicales por lo que, a lo largo de las páginas interactúan sus propias vivencias personales en las diferentes crónicas aquí contadas.

En lo musical, el autor comenzó editando el fanzine "Melodías Destruktoras", realizando "Likuadora punk" en Radio Obrera, organizando y editando en precario conciertos y discos como "Anarchi Rekords"  y tocando en bandas como Epidemia, Anti/Dogmatikss o Juanito Piquete y los Mataesquiroles, además de estar relacionado con muchas otras, como L'odi Social del que toma el título de su primer single en el que aparecía la canción  "Autobús nº 13" donde se animaba a todo el mundo a lo colarse en los medios de transporte al grito de "Que pagi Pujol". Esta frase recurrente se convirtió en grito de guerra de varias generaciones punk.

Desde el epicentro de la actividad, en los primeros capítulos se recuerda a las bandas punk pioneras como: Último Resorte, Attack, Odio Social (antes de catalanizar su nombre), Kangrena, Código Neurótico, Shitt SA, los primeros Decibelios... autogestión, autofinanciación, más ganas que medios e ilusión, crearon una auténtica escena punk musical en la que los locales sociales y salas de conciertos muchas hoy desaparecidas, fueron también referente de la movida urbana (Zeleste, Kafe Volter, ...).

En lo social el autor se posicionó también a través del fanzine NDF con las diferentes luchas con las que la que la juventud de esos años trataba de crear una sociedad más justa: antimilitarismo e insumisión (CAMPI y MOC), ocupación (CSB y MOB, antirepresión (PUAJ), o conflictos laborales (los muy activos mensakas). Años también en que la violencia y la heroína hacen estragos.

Según avanzan los capítulos lo político y social se impone a lo musical en una evolución vivida por el propio Joni, a la actividad social comentada se une ahora la política, son los años del OTAN NO, de las huelgas generales, de la represión policial dura, de la presión fascista en forma de skin-heads... el movimiento punk hizo frente a todo ello de una forma intuitiva, es el momentos en que parte de ellos a mediados de los 80 comienzan a tomar conciencia del anarquismo, acercándose así a los varios Ateneos Libertarios que des daños antes se movían por la ciudad, el de Sants, el del Poble Sec, el de Gracia... activismo en diferentes frentes que por momentos supuso una alternativa auténtica al "statu quo". La reacción represiva fue dura también, represalias y encarcelamientos injustificados, aleatorios y constantes para minar la moral.

 La Barcelona olímpica del 92, supuso una mayor represión y aunque no dinamitó del todo los movimientos sociales, activos hoy en día, si supuso un golpe duro y la adopción de nuevas formas de lucha por parte de la generación de los 80 que dejaba ya de ser joven... pero eso es ya otra historia.

En lo fomal, el libro se estructura en capítulos según los años del 80 al 91 con un previo y un epílogo. Algo desiguales en cuanto a información, pues los últimos años no son tan ricos en contenidos como los primeros y centrales. Se intuye que con los 90 la cosa cambia, aunque es cierto que la vitalidad de la actividad social anterior era desbordante.

Dentro de cada capítulo aparecen mezcladas de forma muy acertada todo tipo de fotos, muy impactantes algunas (represión policial) y divertidas otras (manifestaciones... y una impagable de dos jovenes punks bailando sobre una, destrozada y con algunas llamas, caseta del PSC con carteless dde Maragall de fondo) Tambien dan color, a pesar del blanco y negro, las cotavillas y reproducciones de fanzines de la época en contraste con las reproduciones de la prensa oficial. Todo ello enmarcado en dos epígrafes que se repiten a lo largo del libro "Las cosas que pasan", donde el contexto histórico parece que tiene más peso, "La importancia de las pequeñas cosas sin importancia", donde lo personal desnivela la balanza. Salpican también el texto "Algunas preguntas que nos hacíamos en... (varía el año) e los que el autor deja pequeñas gotas de reflexión, y también extractos de letras de canciones de las bandas citadas.

Es en definitiva una obra que, aunque rigurosa y certera en lo musical, trasciende a este hecho, analizando la reacción de parte de la juventud urbana barcelonesa (aplicable a otras áreas del país) ante las carencias de una democracia reciente. Con momentos para la reflexión, la diversión y sin recrearse en lo escabroso, aun cuando muchas de las historias y anécdotas se pudieran prestar a ello. Recomendable para Educación para la Ciudadanía e imprescindible para los que no olvidan su equipaje. No apto pues para débiles morales.

Etiquetas:

3 Comments:

At 11:08, Blogger olvidatuequipaje said...

Querido Confiscador de Sonajeros, me llena de orgullo y satisfacción la lectura de esta crítica de tan amable y seguramente imprescindible (aunque llevo décadas prescindiendo contradictoriamente de ella) obra.

El punk quizá sea lo más digno y honesto que haya dado la música popular de la segunda mitad del siglo XX. La prueba es cómo se cebó con ellos la represión del sistema. Si la droga o la violencia acabaron con muchos, es justo añadir que no vivieron de rodillas.

Le agradezco las referencias a algunas de las que ya son frases míticas de la Humanidad: "olvida tu equipaje" (debida a Sopa de Cabra), y "no apto para débiles morales" (debida a quien esto vomita; iba a decir escribe, pero tratándose de punk...).

Si me permite ser confiscador (temporal) de libros, estaré agradecido (y lleno de orgullo y satisfacción) de poderlo leer.

¡Salud!

PUNK NOT DEAD!

 
At 11:44, Anonymous davidpunki@hotmail.com said...

Buena crónica amigo!!
Yo no lo he leído aún pero me gustaría hacerlo en breve. Te comento que habrá una presentación del libro (con su autor) en Madrid, concretamente enl Gruta 77 (metro Oporto) el sábado 12 de noviembre. Después concierto de Código Neurótico (gira 30 aniversario) más Sick Boys (también colegas de Madrid). Yo en principio no voy a estar porque tocamos Faber Pugna en Logroño ese dia. Por cierto, ¿sabes que los Código nos han invitado a su concierto de despedida (17 diciembre) a Bajo Klero en su ciudad, Terrassa?? Mooola...... Un abrazo!

 
At 16:48, Blogger El Confiscador de Sonajeros said...

La presentación del Gruta 77 ya la tengo anotada desde hace tiempo y espero ir.

Del concierto de Bajo Klero con Código Neurótico no tenía noticia. Claro que mola, Terrasa fue un de los núcleos duros del punk de esos años. Informado quedo.

Salud a todos, Olvida tu equipaje y David Punk especialmente.

 

Publicar un comentario

<< Home