15 julio 2011

ZZ TOP (14-7-11) La Riviera - Madrid

El trío texano, que desde sus inicios en 1969 sigue inmutable con Billy Gibbons, Dusty Hill y Frank Beard al frente, llenó el aforo con un público venido de distintas partes del país, incluso en auténticas excursiones familiares. Su última visita en 1994 quedaba ya lejos, sobre todo para nuevas generaciones rockeras, y las ganas se reflejaban en los instantes previos. Se hablaba bien de la actuación previa en Barcelona.

Puntualísimos aparecieron con la imagen que les ha marcado durante tantos años, barbas, sombreros, lentejuelas, gafas de sol... y como no esas guitarras tuneadas personalmente marcando estilo.

Arrancaron fuerte con "Got me under preassure" que al igual que sonaron del disco "Eliminator" 1983, lo hicieron sin los arreglos típicos de esos años. Nada de sintetizadores, durante toda la actuación fueron al grano con sonidos rotundos de guitarra tocados con más o menos aceleración.

Tras el rotundo inicio transitaron por la senda del blues vigoroso, clásicos ¡ como no ! de "Tres hombres" 1973, "Waittiin' for the bus" y "Jesus just left Chicago" sonaron rocosas y con la mano lenta de Gibbons deslizándose densa por las cuerdas de su Gretch "Billy Bo" Jupiter Thunderbird. En la misma onda pantanosa blusera sonaron "I'm bad, I'm nationwide" y la primera versión de la noche "Future blues" de Willie Brown, momento gracioso en el que aparecieron dos señoritas que le traían a Gibbons el sombrero para tocar blues.

Un conocido radiofonista decía antes del concierto que ZZ Top eran los Status Quo de Texas... y aunque no faltó boggie boggie con "Cheap sunglasses" o "My heads on Mississippi" la actuación tiró más por el blues de puteo lento de la primera parte de la actuación y por las guitarras más aceleradas y agerrdias de la segunda. Entre ambas partes las citadas al inicio del párrafo, "I need you tonight" lo más cercano a una balada, "Hey Joe" de Hendrix, la segunda versión de la noche y "Brown sugar" u nblues que sonó algo más acelerado.

La recta final fue un no parar de guitarras más rockeras, con los punteos más acelerados y punzantes, con ritmos de batería y bajo vibrantes que hicieron que el público se volcara, buen rockanroll en "Party on the patio" y a ritmo de hard rock en "Just god paid" Pero los clasicazos llegaron al cierre, de nuevo con las canciones de "Elimiantor" 1983: "Gimmie all your lovin", "Sharp dressed man" y "Legs" con el gentío totalmente entregado. En los bises las esperadas "Le Grange", la canción que habla de un famoso burdel texano y "Tust".

Por lo demás, buen sonido para lo que es en general esta sala y escaso minutaje, sólo una hora y veinte ¡ al precio que están las entradas ! Un último pero... no hubo sorpresas ni en repertorio ni en interpretación todo va ajustado a como va la gira y no se improvisa nada. Previsibles aunque con los años que ya tienen demuestran que aun están ahí para decir algo. Van al grano, a las canciones y sin más distracciones estéticas que las de su propia imagen.

Etiquetas: