03 abril 2011

NACHO VEGAS - REFREE (29-3-11) Teatro Circo Price (Madrid)

Después de dos llenos en Joy Eslava, cambio de sala para la tercera noche casi consecutiva de Nacho Vegas en la capital. El mítico circo Price, con un ambiente entre frío y entrañable con excelente sonido fue también protagonista de esta nueva entrega.

Se presentaba el reciente último disco "La Zona Sucia", una colección de canciones que, sin perder la referencia que marca el carácter del asturiano, se muestran más accesibles, sencillas e incluso luminosas que sus precedentes, con estribillos pegadizos con coros femeninos y de niños (a veces excesivos) que configuran un disco "amable" dentro de su extensa carrera.

Curiosamente, su presencia en escena fue de trascendente solemnidad, elegante con su traje negro (al igual que el resto de la banda), se mostró medido en comentarios y muy metido en la actuación y sus canciones, aun cuando el público empezaba ya desde la primera canción a aludirle en voz alta esperando respuesta.

El grueso del repertorio lo conformaron lógicamente las canciones de "La Zona Sucia" comenzando con "Cuando te canses de mi", "Cosas que no hay que contar" y "Reloj sin manecillas" canciones que, en una primera escucha en el disco, no parecen marcar los hitos principales del mismo pero... tienen fondo y en directo fueron excelentemente interpretadas y salieron muy reforzadas. Sobre todo la primera, que además de abrir el disco, representa fielmente al actual Nacho, que no olvida los tiempos medios en los que se maneja a la perfección. También "Incendios" hacia la mitad de la actuación merece los mismos calificativos.

Con un repertorio ya tan extenso y lleno de clásicos, cuando hay que presentar disco queda poco espacio para el recuerdo, de ahí que, sabiendo por un lado que serán muchas las ausencias, existe por otro la curiosidad por ver cual serán las escogidas y si habrá sorpresas entre ellas... las hubo ya que no echó en exceso mano de las más esperadas, tan sólo concedió las necesarias "Dry Martini S.A." y "El Hombre que casi conoció a Michi Panero" (esta ya en el bis), centrándose sobre todo en rebuscar en el fondo de su rica discografía de ep's y también en los discos compartidos. Sonaron así de los ep's "Hablando de Marlen" y "Canción de palacio #7 (con una interesante introducción sobre la autoría de la misma y su temática el ultraliberalimso) y "Me he perdido" de su disco con Rosenvinge y "Va a empezar a llover" del de Bumbury.

Con estas canciones, parte del público se encontró perdido, y es que son muchos los que se han ido enganchando a Nacho a partir de sus dos últimos discos, sobre todo con este último que está resultando un auténtico espaldarazo de popularidad (las tres noches en Madrid y agotar las entradas día si y día también desde que empezó la gira así lo atestiguan). Lo mismo ocurrió con "Maldición" la trágica, hermosa y desconcertante historia de Ezequiel que aparecía en el fundamental disco doble "Cajas de música difíciles de parar" que disfrutaron sobre todo los que aun le recuerdan como integrante de Manta Ray.

Volviendo a "La Zona Sucia" sonaron protagonistas los teclados y acordeón de Abraham Boba y todo tipo de sonidos de cuerda a base de mandolinas, banjo, guitarra acústcia o eléctrica de la mano de Xel Pereda. Tamibén los ritmos de bajo y batería hicieron un excelente trabajo oculto aunque poco reconocido, dominaron los espacios y aguantaron los silencios, pero la impaciencia del público que interrumpió en exceso con aplausos a destiempo, afeó esos momentos ¡ una lástima !

Bien en cambio el respetable al hacer los coros de "Perplejidad", "Lo que comen las brujas" y "Taberneros" canciones que en directo se mostraron más efectivos que en disco, más rotundas y es que el exceso de coros en ellas llegan a despistar en disco, no así en directo donde consiguen sostenerse incluso unas letras desbordantemente "naifs" como son las de las dos primeras.

Antes del bis "La gran broma final" el punto fuerte del disco que también fue perféctamente interpretada, y es que en eso si que ha ganado el asturiano, en centrarse en interpretar bien arropado por una banda ya consolidada, ya sea con canciones más trascendentes o menos.

Para finalizar "El mercado de Sonora", con un sonido más adecuado para el directo que para el disco, donde queda como un epílogo forzado con letra anodina y sonido disperso (más bien parece pensada para el mercado latino donde Nacho ya ha hecho algunas incursiones). En directo si funcionó con Xel Pereda arrojando la guitarra al suelo tras someterla a un fuerte castigo sónico y Abraham Boba enrrabietadoo entre las teclas hasta casi destrozarlas. Tensión y ruido extremo como final a un dulce devenir de sonidos y e historias entre calmas y tempestades.

Temprano, con unos pocos seguidores y algún curiosos, apareció en escena para abrir la actuación Refree, o lo que el lo mismo Raúl Fernández que presento su último disco Matilda, grabado al igual que Nacho Vegas en ese proyecto común que es Marxophone en el que también está integrado Fernando Alfaro (con nuevo disco en breve).

Sonido nítido para abrir con la acústica como protagonista. Sutileza y emoción con "Al senyor Beltran" y " Ciempiés" para acordarse de la belleza íntima y cotidiana de "Enevejece". Alternó letras en castellano y en catalán explicando esta ultimas con locuacidad y cierta ironía escondida, se le notó cómodo con un público escaso aun, pero atento y respetuoso al máximo hasta que el recinto se fue llenando y se extendió el murmullo al fondo.

Pop sencillo de arreglos milimetrados que sonaron con extrema nitidez alternado con buenos momentos cercanos al freejazz en el que las canciones rompen las estructuras como en "Faltas leves" canción pertenenciente al disco "La Matrona" del que rescató además "Batis" y "El sótano". Se echo de menos "Un buen tío" un pequeño himno leve drl nuevo disco y cerró con "Mils y uns posibles finals" una canción yambién de "Matilda"que no se olvidó recordar que no era fácil de escucha.

Etiquetas: