15 noviembre 2008

DEADSTRING BROTHERS (7-11-08) El Sol - Madrid

Primera oportunidad de ver como protagonistas en concierto a estos "hermanos de la cuerda muerta", que tan buenísimas sensaciones nos dejaron el invierno pasado, cuando los descubrimos como teloneros de Marah en su gira por nuestro país.

Nada más salir al escenario ¡ oh sorpresa ! se confirman los rumores, no aparece Masha Marijeh, la cantante que le da ese punto de soul a la banda con su voz (entre Tina Turner y Mick Jagger) y su forma de de cantar. Parece ser que ha dejado el grupo. Además al resto de miembros de la banda les ha crecido la barba y aparecen desaliñados y con las guitarras desgastadísimas.

¡ Vaya! ¡ Pues a ver por donde salen ! Con esas, comienzan los de Detroit una primera parte de la actuación en la que predomina el sonido country más o menos rudo... y el blues más o menos árido... con el lap steel como instrumento principal, tocado magistralmente por Spencer Culllum (único imberbe). Parece que estamos viendo otra banda totalmente diferentes, sin el brillo que aportaba su cantante, aunque ejecutando a la perfección los sonidos profundos y los ritmos pausados.

Tras unas cuantas canciones, Spencer deja el lap steel y se cuelga la slide guitar, en ese momento el teclado de Patrick Kenneally comienza a sonar a las mil maravillas (algo tapado antes por el lap steel) y Kurt Marschke en la voz y la guitarra empieza un enérgico repertorio de acordes rythmanbluseros totalmente stonianos. Es el momento en el que suenan las canciones como "Ain't no hiddin love", "Meet me down al heavy load" o "If you want me to", más vitalistas del disco (tercero ya) que venían a presentar "Silver Mountain"

Con dos guitarras en el escenario, y el teclado echando chispas, es cuando mejor conectaron. El público empezó a divertirse de verdad y para ese momento, pocos se acordaban de la faceta soulera que aportaba Masha, gracias también al buen hacer de Kurt, que sabe como tirar "palante" y a la eficacia de una banda que saca lo mejor de sus instrumentos sin excesivos alardes.

En los bises vuelven a la calma, demostrando que son una banda con recursos, que tiran tanto para un lado como para otro sin estridencias. Igual a la próxima les falta alguien y se ponen a hacer hard rock del bueno... con estos hermanos... ¿quién sabe?

Etiquetas: