16 julio 2012

JOHN HIATT (10-7-12) Teatro Circo Price - Madrid


Con escrupulosa puntualidad y con el sombrero que se está haciendo últimamente habitual, apareció Hyatt ante un público que con lentitud va ocupando las butacas de este acogedor recinto. El espacio es bueno para el acomodo, pero eso mismo provoca cierto distanciamiento inicial y sobre todo un halo de trascendencia que, aunque la ocasión la tiene, no permite al espectador exteriorizar sus sensaciones como así ocurrió hace año y medio en su anterior actuación en Madrid. Por contra ¡ eso si ! no pierdes detalle de todo lo que acontece en escena.

Abrió con la animada "Master and disaster" una canción que se esta haciendo habitual en el repertorio y comienzan enseguida a aparecer los clásicos "Tennesse blues" y "Real fine love" más "Down around my place" una canción de aire épico e íntima que aparece en su último disco. Una voz que gana con el tiempo y sobriedad en las canciones,  ni una palabra de más, como un orfebre ante su obra cerámica que dijera un buen aficionado tras la actuación.  Manejando el tiempo del concierto y es que fue puntual hasta el extremo en una actuación de hora y cuarenta y cinco de duración

El sonido de batería y bajo no estaba siendo el mejor hasta el momento, pero todo pareció arreglarse cuando Doug Lancio agarró la mandolina para los siguientes canciones "Dust down a country road" y "Crossing Muddy Waters", new wave con folk y rithm & blues con el que el respetable poco a poco se aflojó el corsé que imponía el lugar y el propio Hiatt empezó a interactuar entre canción y canción mostrándose cercano y natural.

Después de un medio tiempo evocador "Adios to California", también de su último disco, aparecieron los esperados clásicos que pueblan su discografía de la segunda mitad de los 80' y primera de los 90': "Drive south", "Perfectly good guitar", "Feel like rain", "Thing called love" y "Slow turning" donde desplegó un sobrio muestrario de country, rock, blues y folk con algunos momenots para el soul y la new wave. Para finalizar con "Memphis in the meantime" con un final en el que las guitarras crecían hasta el estallido instrumental.

Brevísima pausa y bises con un público ya volcado y levantado de sus asientos, para escuchar la emocionante "Have a little faith in me" y "Riding with the king" agradeciendo que esta última canción hubiera sido versionada por Eric Clapton y BB. King. El público abandono del todo las sillas y se acercaba a la primera línea, desde donde el de Indianápolis agradecía satisfecho.

Etiquetas: