28 enero 2009

THE SMITHEREENS + Delco (21-1-09) Joy Eslava - Madrid

Tras décadas de carrera musical, los de New Jersey se presentaron por primera vez en Madrid. Buena entrada pero no como en las grandes ocasiones. Formaron parte en los 80' de lo que se llamó el "Nuevo Rock Americano" una serie de bandas (Green on Red, Long Riders, The Dream Sinyicate, Violent Femmes, los primeros REM, ...) que desde el área de Nueva York principalmente, trataban de revitalizar y actualizar el rock propiamente amerícano de los 60' frente a la invasión "british" de la que paradójicamente también se alimentaron. Pero... tras la incursión del vendaval "grunge" en los 90', quedaron en terreno de nadie hasta entrar en el nuevo siglo y evolucionar a lo que hoy conocemos como "Sonido Americana".

Se mantienen tres de sus originarios componentes: un irreconocible por voluminoso (¿temas de medicación?) Pat Dinizio (voz y guitarra), Jim Babjak (guitarra) y Dennis Diken (batería) con la incorporación al bajo del filipino Severo Jornacio "The Thrilla" (bajo), que sustituye a Mike Mesaros desde 1990. En principio dudas sobre el repertorio, ¿tocarán sus discos de los 80' o se centraran en sus recientes dos últimos discos?, ambos de versiones de The Beatles. Afortunadamente hicieron lo primero pues hay que saldar cuentas históricas, y así lo dejaron claro desde el inicio con una de sus más conocidas canciones, la enérgica "Behind the wall of sleep" con la que abrieron un repertorio basado sobre todo en sus dos primeros discos los esenciales "Especially for you" y " Green throughts".

Lastima que un sonido pésimo no permitiera apreciar, en la primera parte del concierto, canciones como "Top of the tops", "Time and time again", "Room without a view" o "Only a memory". Al cabo de veinte minutos largos, la cosa mejoró, ayudado también por la nueva ubicación del que escribe en la sala (bastante alejado de la primera fila inicial) y que además el repertorio en ese momento requería la acústica. El enjambre de sonidos de guitarra desapareció y se pudo distinguir losdiferntes instrumentos.

De ese modo el concierto empezó a ganar peso precisamente con los medios tiempos y con Pat Dinizio como protagonista. "Cigarette", "Especially for you" y "Strangers when we meet", sobre todo esta última que la ralentizaron algo con respecto al disco y que quedó bastante bien, fueron de los mejores momentos. De ahí al final, tiraron de oficio, sobre todo Babjak a la guitarra que se echó el directa a sus espaldas con buenos solos y riffs de guitarra voluminosos y bajándose del escenario en la contundente y aclamada "Blonde and Roses" para mezclarse con el público (también lo hizo" The Thriller") ante un esforzado Dinizio que parecía costarle mantener el ritmo (problemas físicos evidentes) pero que no perdió la vitalidad, ayudado por alguna que otra charla con el público.

En los bises, la también esperada "Girl like you" y un par de verisones con mucho guitarreo de... "Who", una de las bandas que más he visto versionear en directo en los últimos tiempos por las bandas "guiris" que vienen por aquí. Fue una actuación corta que supo a poco, un tanto asimétrica y se echaron en falta algunas canciones como "In a lonely place" o "Crazy mixe-up kid" pero lograron en parte de ella recrear el sonido que les ha caracterizado como banda, potentes riffs de guitarras electrizantes junto a melodías y estribillos con una indudable dosis de agridulce emotividad .

Abrieron los madrileños Delco, que ante un escaso público (poco acostumbrado a horarios tempraneros) optó por tocar canciones nuevas, probablemente apareceran editadas en breve. Siguen evolucionando con respecto a las canciones de su primer disco "Beautines" pausando las guitarras y melodías pero sin perder esa inspiración de los 60' más luminosos.

Etiquetas:

1 Comments:

At 20:16, Blogger Deif said...

¿que hacen los delco teloneando a Smithereens? Lo mismo que los Secret Society teloneando a Long Winters probablemente... Sigo sin entender la costumbre esta que se ha extendido de meter teloneros a capón antes de grupos consolidados al otro lado del charco para darles un empujón a los primeros, aunque no tengan nada que ver en cuanto a gusto ni talento musical, y lo que es peor para el propio telonero, con la posibilidad de que no les vea ni dios. En fin...

 

Publicar un comentario

<< Home