20 noviembre 2015

THE DELTA SAINTS (18-11-15) Sala Caracol - Madrid

Tras los terribles sucesos ocurridos en París días antes, lo primero, describir el ambiente que se respiraba antes del concierto. Normalidad absoluta, con la gente llenando los bares lindantes a la sala hablando de lo habitual... del curro, de los colegas, el fin de semana que viene, el fútbol, los grupos que molan y los que no... Música que va a seguir formando parte de nuestras vidas aunque algunos no la entiendan como parte inherente a ella. Muchísima gente pues, y buen ambiente para una jornada entre semana que no fue obstáculo para llenar la sala.

A los de Nashville se les queda corta la etiqueta del rock sureño que les acompaña desde sus orígenes, así lo han demostrados con "Bones" su último disco y en los directos con los que lo presentan. La de miércoles fue una noche de rock and roll a base de riffs aguerridos y ritmos contundentes, para a partir de ahí mostrar con solvencia una variada gama de estilos entre el blues más grasiento y la psicodelia más ruda pasando por country más acelerado... ¡y hasta ritmos mas funkies al final del concierto!

La peculiar forma de cantar de Ben Ringel, se adaptó a cada estilo y... a cada instrumento, pues junto con la forma de moverse incluso, parecía cohesionar los momentos en que la guitarra sobre todo, pero también los teclados, tenían su protagonismo. En cuanto al repertorio, tocaron casi completo su último disco, destacando la inquietante "Sometimes I worry", la contundente "Heavy hammer", la percusiva "Bones" o la introspectiva y emocionante "My love" junto a las de su anterior disco, como las que le da nombre "Death letter jubilee", "Chicago" o "Boogie", además de "The chain" de Fleetwood Mac, la sorpresa de la noche.

Un bis con el que los músicos exprimieron sus instrumentos y que acabó casi en una fiesta tropical a base de ritmos de batería minimalistas pero contundentes y las guitarras y teclados se dejaron llevar... y así nos fuimos tras hora y media de actuación, dispuestos a más noches de derroche sonoro para el disfrute... de la vida.


Etiquetas: