04 enero 2014

CHRISTIAN KJELLVANDER - The Pitcher (Tapete Records - Green Ufos)

Nos plantamos ante el quinto disco de este sueco de pintas desaliñadas (camisa de cuadros, melena rubia más o menos despeinada...) que se inspira en los pasajes folk más áridos de la América profunda. Sendas que lleva recorriendo desde que comenzó su andadura en solitario allá por 2002, después de dejar atrás su banda de los años "grunge"
Loosegoats, proyecto de country alternativo con los que comenzó a acercarse a los sonidos de frontera.

En una primera escucha los referentes aparecen claros, Bill Callahan o Will Oldham a los que habitualmente se le suelen asociar, también al Howe Gelb (Giant Sand) o Calexico ... pero en escuchas atentas encontramos otras menos evidentes y no sujetas al género, lo que indica que el nórdico se abre a sonidos colaterales. En "The Crown" aparecen las penumbras más acuciantes de un Nick Cave en sus momentos más tensamente emotivos... ecos del Bruce Springsteen más accesiblemente pop en la extrovertida "The Valley" y ese poso de trascendencia cercana a lo Steve Earle, y por extensión de su merecidamente reivindicado Townes Van Zandt, en la oscura y reposada "The Island".

"The Mariner" abre el disco de forma ¡ desconcertante ! pero...¡ brillante !, una especie de saeta que parece transformarse en el Bolero de Ravel cual banda sonora cinematográfica para pasar enseguida a la voz cálida y reposada del nórdico junto a unos arreglos de cuerda distantes pero acogedores. Serán dos de los referentes que diferencian este disco, la contrapunto entre la voz tan profunda y cercana junto a los arreglos de cuerda que recuerdan ocultos y distantes. El disco ha sido grabado en una vieja iglesia en medio del campo sueco, lugar cercano al entorno familiar y de trabajo de Christian, y los arreglos has sido compuesto por la Orquesta sinfónica de Goteborg.... los parajes secos pero áridos de la America profunda junto a los secos pero helados del interior de Escandinavia.


"The Zenit sunset" se desmarca en parte con un ritmo creciente arreglado con un ukelele o mandolina y un coro femenino que intensifica y con "The Wood" estallan los sonidos revolviéndose las cuerdas de y violines contra los metales de las trompetas, que también son protagonistas en "The field before" con sus aires hispano-mexicanos... Acertado y brillante folk de inspiración americana y de ejecución nórdica.



Etiquetas: