09 junio 2013

LAPIDO (31-5-13) Caracol - Madrid

Gran acogida la del granadino, en la presentación de su último disco "Formas de matar el tiempo". Espíritu de rock clásico antes de la actuación en los bares de las calles adyacentes... ambiente de camaradería ya en el interior... pulcritud y elegancia en el escenario en cuanto que se encienden los focos y arranca José Ignacio con dos canciones no muy habituales: "Nadie supo decirme la verdad" y "Algo falla"

A continuación, el ex 091 atacó sin complejos sus nuevas canciones , alternando la eléctrica con la acústica para recrear estallidos rockeros como "La ciudad que nunca existió" o "Cuando por fin" con medios tiempos como "Un día de perros", "Muy lejos de aquí" o los parajes más pausados como "Cosas por hacer", "40 días en el desierto", "No hay vuelta atrás" o "Desvaríos", demostrando que el semillero que clásicos en futuros repertorios sigue creciendo exponencialmente. Solo la que cierra el disco "Azar" quedó inédita.

Demostrada la valía del nuevo disco comienza el repaso por la ya extensa discografía de Lapido: “Luces de ciudades en llamas”, “Nadie besa al perdedor“, “Cuando el ángel decida volver” o “En el ángulo muerto”... cambian las canciones pero tanto las antiguas como las nuevas (alog más dylanianas estas)
encajan en el ideario rock que defiende el granadino con convencimiento y perseverancia, el de estrofas y estribillos entre la más rabiosa alegría y el más profundo dolor.

Víctor Sánchez en la guitarra se mostró solvente y junto a los teclados de Jean Paul (Raúl Bernal) que brillaron en las múltiples arreglos que exigen las diferentes canciones, fueron la base sobre la que Lapido fue construyendo su sonido ya fuera con una u otra de las tantas guitarras que mostró. Dos escuderos de lujo en los que se lo hicieron más fácil. Popi González en la batearía y Paco Solana en el bajo, con sus instrumentos... dejando el protagonismo a la primera línea-

Tras dos horas de concierto, con dos bises en los que no se olvidaron de 091 con "Zapatos de piel de caimán" o "Un cielo color vino" además de seguir hurgando su discografía "La hora de los lamentos" o "El díos de la luz eléctrico" una auténtica tormenta de guitarras electrizantes y ruido se despidieron dejando a los presentes huérfanos de más... y es que fiel a lo suyo, siguiendo su camino, sigue convenciendo... con grandes canciones es más fácil.

Etiquetas: