10 septiembre 2011

TURBOROCK II (2-9-11) Benidorm - SLIM CESSNA'S AUTO CLUB - D GENERATION - THE BELLRAYS - URGE OVERKILL - BUZZCOKS - THE DEL-LORDS

Segunda edición de este festival itinerante (este años Santander y Bendiorm) que se ha vuelto cita imprescindible, junto al Azkena Rock Festival, para los seguidores del buen rock y sus derivados... tanto los demoníacos como los celestiales. El primer día el cartel lo formaban las bandas más salvajes y fiesteras que en algunos casos suponían su regreso tras tiempo de hibernación. Las lluvias constantes en la costa levantina provocaron cambio de escenario, de un recinto descubierto a uno cubierto...  supuesta causa del retraso de una hora con la que comenzó la jornada. Puede que esta fuera la misma razón por la que el sonido no fuera bueno al principio de la tarde, aunque según avanzaba la noche se fue haciendo más audible.

Abrieron los neoyorkinos The Del-Lords que volvían tras diez años de retiro para presentar su último Ep "Undercontruction". El ex de The Dictators Scott Kempner y sus secuaces ofrecieron un buen concierto de apertura de festival, navengando entre el rockabilly menos ortodoxo, hasta el country más guitarrero y fondeando parcialmente en Dylan y Springsteen. En definitiva... los ingredientes que hicieron característico el nuevo rock americano de los 80'. No había mucha gente aun pero, fueron el remedio ideal para desengancharse a una tarde que fresca y lluviosa y empezar a animarse.

A continuación llegó uno de los platos fuerte se la noche Buzzcoks que consiguieron una vez más demostrar que el punk del 77 aun pude estar vigente ... 35 años después ¡ con total credibilidad !, no van a cambiar el mundo, pero aun tienen para una buena dosis de baile y diversión, así lo demostraron los  mancunianos que no pararon desde el inicio enganchando sin cortes entre canción un clásico tras otro. No faltaron los primeros singles ya desde el principio. El público lo pasó en grande con buena presencia de "guiris" que pasan el verano en esta edilicia urbe. Pete Shelley y Steve Diggle (únicos miembros originales) disfrutan en el escenario como si fueran críos, sobre todo el segundo con su inagotables gestos y tics con su guitarra, con la sonrisa puesta durante toda la actuación y esa inocencia picara la transmitieron de forma natural.

Después llegaron Urge Overkill, que regresaban tras años de parón tras su éxito "Giorl will be a woman soon" (que no tocaron) original de Neil Diamond que los de Chicago popularizaron en "Pulp Fiction". Presentaban nuevo disco "Rock & roll submarine" aunque repasaron bastantes de su disco "Saturation" (1995). Sonaron potentes y vigorosos, con buenos riffs de guitarra y sobrevoló el espíritu de Neil Young, pero quizás no era el mejor momento para ellos después de los Buzzcoks (hubiera sido mejor que actuaran antes que ellos). Había menos público en las zonas delanteras y hacia la mitad de la actuación perdieron interés.

Llegó después el terremoto sónico de The Bellrays con el vozarrón de Lisa Kekaula al frente escupiendo una gran dosis de rock gararjero, soul negroide, punk resbaladizo... todo ello servido de forma cálida aun cuando las llamaradas más incendiarias en forma de canción nos salpicaban por momento. Energía soul y rock de alto voltaje todo ello una coctelera explosiva que los californianos lograron dominar con maestría a lo largo de la actuación. Una auténtica fiesta con el público disfrutando plenamente de la noche.

El regreso de D Generation se convirtió en una de las actuaciones de la noche. Reunidos los miembros originales, con Jeese Malin al frente ofrecieron un torrente desbordante de rock glamouroso con incisiones de rock afilado y punk anfetamínico. Jesse Malin ofreció un auténtico espectáculo, demostrando que sabe lo que hacer encima de un escenario, con una figura entre Jagger y Johnny Thunder, no paró de contoneares, moverse de lado a lado, saltar y actuar al tiempo que no perdiá fuelle con la voz. La sala para entonces estaba en su cenit y la locura desbordo entre un publico entregadísimo... y no de antemano, se lo ganaron ellos.

Otro de los grandes triunfadores fueron los desconocidos, aunque ya veteranos (ocho discos publicados en diez años) Slim Cessna's Auto Club. Fue una pena que muchos no guardaran fuerzas para la última actuación del primer día. El escenario, ya a altas horas de noche, se redujo excesivamente aunque eso no impidió que la interacción de los de Denver con el público consiguiera que hubiera momentos de locura colectiva  y peligrosidad. Punk folk, country salvaje, western radical... para lo cual el escenario se llenó de banjos, contrabajos, guitarras de doble mástil.... las dos voces de Slim Cessna y Jay Munly  no pararon de actuar en el escenario , con sus pintas pendencieras, ofreciendo buena parte de la actuación revueltos entre el público ante la incredulidad de los allí quedaban que flipaban... sobre todo con los gestos de loco Jay Munly que daban auténntico miedo. No se dejaron ni un gramo a pesar de la hora y la merma de personal. Un auténtico lujo.

Etiquetas: