06 febrero 2010

CRACKER + Euro-Trash Girl (26-01-10) El Sol - Madrid

Nueva aparición de los californianos por la capital. Esta vez para presentarnos sus nuevas canciones reunidas bajo el sugerene e idílico título de "Sunrise in the land of the milk and honey". Los fieles de la banda no hablaban bien de sus últimas actuaciones (salvo la lejana del Azkena Rock 2003) por lo que el ambiente previo se movía entre escéptico y esperanzado.

Pero la cosa cambió esta noche, David Lowery y Johnny Hickman (únicos miembros originales) echaron la directa desde el inicio... con canciones de su último disco, que sonaron enérgicas y melódicas, con ese sonido entre rock sucio y acelerado con regusto a pop energético que les caracteriza.
"Yalla, yalla (let's go)" o "Show me how this thing words" sonaron a clásicas.

El público respiró y se dejó llevar viendo la soltura y el buen ambiente que estaban creando Lowey y Hickman, se les veía seguros y disfrutando y eso se contagió para que cuando fueron llegando las imprescindibles de la banda, "Low" o "The world is mine" la gente estuvieran ya volcada con ellos. Bien compenetrados, Lowery con los sonidos de acordes más sucios y progresivos y Hickman con los punteos más afilados y nítidos. El resto de la banda... en segundo plano dejando hacer a los líderes.

No faltó otra clásica de la banda con guiño incluido a la la banda telonera que toma su nombre de la canción "Euro-Trash Girl" en la que Mónica Merino desplegó un auténtico muestrario al hammond con solo incluido. Hasta entonces no habíamos echado en falta los teclados... y es que para este directo no los hubo.

Tampoco se olvidaron de su vena country, no faltando otra imprescindible "Lonesome Johnny Blues" pero en estas canciones se mostraron más predecibles y menos presentes. Para finalzar... versión de Dylan "The man in me", con Hickman pletórico.

Abrieron los valencianos Euro-Trash Girl que hicieron sonar sus guitarras entre la energía pop de Teenage Fanclub y la melodía rock de The Jayhawks. Buena actuación apoyados en la solvente voz de Judith Casado y en el comentado teclado de Mónica Merino.

Etiquetas: