21 octubre 2009

BILLY BRAGG (18-10-09) Neu! Club / Galileo Galilei (Madrid)

Se pierde entre el olvido la última vez que vino por aquí este jovial y convencido activista musical. Billy Bragg cree a pies juntillas la famosas frase de Woody Guthrie "This machine kills fascist" y así como decía su admirado maestro apareció en el escenario, sólo, armado únicamente por su guitarra eléctrica.

Ver al británico es una experiencia algo más que musical, la interacción con el público es parte fundamental de la actuación (aunque la gente sentada es sillas y mesas no ayudara como así comentaba parte del público), por lo que sus "spechs" fueron seguidos con la misma atención que sus canciones y aunque conocidos e incluso manidos, consiguieron emocionar al igual o más que algunas de las más esperadas canciones. ¡¡¡ Sales del concierto convencido que puedes hacer algo por este jodido mundo !!!

Con una sonrisa siempre en la boca y sin perder la esperanza en la humanidad, como insistió en "Keep of faith" de sus último disco "Love and Justice" nos fue embelesando sobre el capitalismo democrático, Guantánamo, Obama... aunque también como buen contador de historias, intercalo sabiamente episodios anecdóticos como la la alegría de los ingleses por la derrota alemana (que no victoria española) en la Eurocopa de 2008, o algunos episodios sobre la Argentina de Messi. Los británicos y el fútbol ya se sabe...

En la primera parte se acordó como no de Woody Guthrie, rescatando dos canciones de los discos (Mermaid Avenue vol. 1 y 2) con los que junto a Wilco rendieron pleitesía al padre del folk a finales de la década pasa y principio de esta que ya casi termina. "Ingrid Bergman" fue precedida de un divertidísimo y extenso discurso con connotaciones sexuales sobre el volcán al que se alude en la canción (el "Stromboli" título de la película con la que Ingrid Bergmana y Roberto Rosellini colaboraron por primera vez en 1950). También rescató "Way over younder in the minor key" recordando a Natalie Merchant que es quien la canta en el disco.

También sobrevoló por la sala el espíritu de los Clash con "Help save the youth America" ya al final del concierto, después de haber transitado por parajes más íntimos a la vez que épicos con"I ain't got no home in this world anymore" y "The saturday boy" o en el inicio del concierto "Gretting to the new brunette" Lleno el espacio no sólo con paleras, sino con una eléctrica ruidosa y poderosa que soló cambió por la acústica para atacar "Sexuallity" y "O freedom"

Para finalizar tras hora y media, "New England" que hizo retumbar las paredes del local y elevó de nuevo los espíritus individuales, al arengarnos cono agentes de cambio "Los cantantes no cambian el mundo, el público si, cuando sale a la calle y actúa día a día"

Etiquetas: